viernes, 14 de junio de 2019

La NBA cambia de rey


Resultado de imagen de toronto raptors
Los Toronto Raptors se proclaman campeones de la NBA en la temporada 2018-2019. Foto: Clarín

Era cuestión de desgaste. Era cuestión de aguante que los Toronto Raptors se proclamaran campeones de la NBA en una de las finales más raras en la historia reciente de la NBA por la cantidad de detalles que le han dado forma. Las finales de un enajenado propietario minoritario de los Warriors empujandoa Kyle Lowry, las de algunos aficionados de los Raptors alegrándose por la lesión de Kevin Durant y luego recaudando fondos para su fundación a modo dedisculpa; las del estrafalario rapero Drake hablando con los jugadores como sifuera un protagonista más; las de la sombra de Kevin Durant planeando sobre la serie con la amenaza de volver de su lesión para lograr el tercer título en cuatro años y su grave lesión posterior, unida también a la gravísima lesión de Klay Thompson; las de la nueva coronación de Kawhi Leonard como tal vez el jugador más dominante en ambos lados de la pista; la de la emergencia de una nueva estrella llamada Pascal Siakam y, sobre todo, las de un nuevo hito del baloncesto español.

Estas han sido las finales de Kawhi Leonard, la superestrella que hace honor al clima de su ciudad con su temperamento y juego, más fríos que el hielo, con su apabullante dominio, inmutable por muy alta que sea la presión del momento. Siempre a su propio ritmo, siempre controlando el partido gracias a sus inmensas garras y su físico que parece creado en un laboratorio, pero también gracias a una técnica depuradísima fruto de un trabajo incesante desde que llegase a la NBA con un perfil muy bajo. El mejor jugador del planeta en estos momentos, Leonard se lleva su segundo trofeo de MVP de las finales en unos Playoffs antológicos por su parte, dejando en el camino a superestrellas como Joel Embiid, Giannis Antetokounmpo y Stephen Curry.

Kawhi llegó el pasado verano a Toronto tras una temporada en la que algunos le acusaron de fingir con su lesión una gravedad mayor de la real durante su periplo en San Antonio Spurs. Él mismo ha desvelado el mensajeque envió a Kyle Lowry (el base Raptor que al fin, con sus grandes actuaciones en esta postemporada, se ha quitado la etiqueta de jugador empequeñecido en los Playoffs) tras llegar a Toronto a cambio de la entonces estrella de los canadienses y mejor amigo de Lowry, DeMar DeRozan: “le escribí el mismo día o un día después de llegar a Toronto, y le dije ‘hagamos algo especial. Sé que tu mejor amigo se acaba de marchar, sé que estás enfadado, pero vamos a hacer que esto funcione’”. Leonard es un personaje diferente, que normaliza y humaniza el estrellato, no por su juego ni condiciones (podría estar sacado de Terminator), sino por su actitud discreta y su mentalidad de centrarse exclusivamente en el baloncesto. Con el sexto partido prácticamente finalizado y ganado, Kawhi pedía enérgicamente a los árbitros que contabilizasen una canasta suya previa a la falta final con la que terminó el partido.

Resultado de imagen de kawhi leonard
Kawhi Leonard y Kyle Lowry, al finalizar el partido que corona a los Raptors como campeones de la NBA. Foto: CBS Sports

Las actuaciones memorables de Leonard se han visto acompañadas del sólido apoyo de Lowry, cuyo paso adelante era razonablemente previsible como necesidad para que su equipo se alzase con la victoria, pero sobre todo de la sorprendente actuación de Pascal Siakam, un jugador prácticamente desconocido hasta hace apenas unos meses. Originario de Camerún, Siakam comenzó a jugar al baloncesto a los 17 años (ahora tiene 25) y se salió del seminario en el que su padre le había metido con la intención de hacerle sacerdote para llegar a la NBA y convertirse en el jugador revelación de esta temporada. En 2014, su padre fallecía en un accidente de tráfico justo antes de que Siakam cumpliese su sueño de comenzar a jugar al baloncesto universitario en New Mexico State. Tres temporadas en la NBA le han bastado para alcanzar la cima.

También ha sido, desafortunadamente, la final de las lesiones. Kevin Durant, el jugador más en forma del mundo justo antes de caer lesionado el 8 de mayo contra los Houston Rockets, se rompía después el tendón de Aquiles en el quinto partido de las finales tras apresurar su retorno ante el complicado panorama que se le presentaba a su equipo. Su agencia libre y posibilidad de elegir equipo este verano, en principio uno de los grandes atractivos de estos meses, cambia completamente ahora con la perspectiva de que pueda perderse la próxima temporada al completo.

La lesión de Kevin Durant ya era suficiente castigo para unos Warriors que sin embargo veían cómo Klay Thompson se rompía el ligamentocruzado anterior en el siguiente partido. Conocido por su exquisito tiro, inteligencia y grandes capacidades defensivas, Thompson resulta ser también uno de los jugadores más resistentes y duros de la liga. Asignado casi siempre como principal defensor de las estrellas exteriores del equipo rival, ya venía mermado y se perdió el tercer partido por una lesión en los isquiotibiales. Esta vez, inmediatamente después de producirse su fatal lesión de ligamento, pidió a su entrenador un descanso “de dos minutos” para tratar de volver al partido.

Resultado de imagen de klay thompson injury
Klay Thompson se duele de su lesión de ligamento cruzado anterior. Foto: Deadspin

Esta gravedad y acumulación de lesiones en la última fase de la temporada, dicho sea de paso, hacen replantearse de nuevo la viabilidad del intensísimo actual calendario de la NBA, cuya reforma es tema de conversación constante últimamente.

Dadas las circunstancias y el infortunio de las lesiones de jugadores clave, puede resultar cruel afirmar que los Warriors han probado esta vez de su propia medicina, pero de alguna manera resulta también cierto. Stephen Curry, la única estrella del equipo que se ha mantenido sin lesiones (aunque tampoco se encontraba en plenitud de facultades físicas), secundado por Draymond Green, han vivido en primera persona la desesperación que se siente al no tener la calidad necesaria a su alrededor para plantarle cara al otro equipo. Esa desesperación tal vez similar a la que pudo experimentar Lebron James en 2017 y 2018, cuando tuvo que llevar a cuestas a su equipo para aun así perder en las finales precisamente contra los considerablemente superiores Warriors.

Resultado de imagen de lebron james 2017 warriors
LeBron James se lamenta en las finales de 2017 contra los Golden State Warriors. Foto: Heat Zone

Esta también ha sido una final histórica por el gran componente español que ha tenido. Sergio Scariolo, seleccionador español, ha venido, visto y vencido, ganando en su primera temporada como entrenador asistente el anillo que tanto se le resiste durante décadas a algunos de los mejores entrenadores de la historia de este deporte.

Resultado de imagen de sergio scariolo
El seleccionador nacional Sergio Scariolo posa con el trofeo de campeón de la NBA. Foto: Diario Sur.

Serge Ibaka, integrante habitual de la selección española de baloncesto, también saborea su primer título de la NBA tras haber superado la amargura de quedarse a las puertas en 2012, cuando perdió 4-1 ante los todopoderosos Miami Heat de LeBron James, Dwayne Wade y Chris Bosh. Ibaka ha experimentado un crecimiento y mejora meteóricos desde su llegada a la liga, e incluso desde su llegada a Toronto Raptors en 2016.

Resultado de imagen de serge ibaka
Serge Ibaka levanta el trofeo de campeón de la NBA junto a Kawhi Leonard. Foto: COPE.

Y por supuesto, este es el anillo de Marc Gasol, que llegaba a Toronto en febrero de este año en un traspaso que (providencialmente) le sacaba de Memphis Grizzlies, la franquicia que le vio convertirse en uno de los mejores pívots de la NBA, igual que ocurriera con su hermano Pau. Uno de los grandes méritos de Marc radica ahí, en ser un jugador lo suficientemente importante y dominante como para quitarse de encima la muletilla de “hermano de…”. Desde su llegada a la NBA en 2008, Marc se encontraba “atrapado” en Memphis, liderando siempre equipos competentes pero incapaces de llegar a lo más alto, hasta el desastre reciente en el que se convirtieron en uno de los peores equipos de la NBA y decidieron reconstruir la plantilla traspasando a su estrella. “Gracias por convertirme en el jugador y el hombre que soy,” ha agradecido Marc a sus ex compañeros de equipo en Memphis.
Con este triunfo, los Gasol se convierten en los primeros hermanos de la historia en ganar un título de la NBA, poniendo otro broche a la edad de oro del baloncesto español, y más concretamente a las carreras de dos hermanos que difícilmente se repetirán.

Resultado de imagen de MARC GASOL
Marc Gasol celebra la victoria con el trofeo de campeón de la NBA. Foto: El Periódico. 

Resultado de imagen de pau gasol 2010 champion
Pau Gasol levanta el título de campeón de la NBA en 2010 con Los Angeles Lakers. Foto: El País.

Ahora la NBA afronta un verano con un nuevo campeón, un nuevo rey que rompe la dinastía de los dictadores de Oakland, dominadores de la NBA en los últimos años, y cuyo equipo parece tambalearse con la posible salida de dos agentes libres de primerísimo nivel (Durant y Thompson) además lesionados previsiblemente para la totalidad de la próxima temporada con independencia de su permanencia o no en la bahía.

Con el sabor agridulce que nos deja este final de temporada por las importantísimas lesiones de Durant y Thompson, comienza ahora otra etapa apasionante en la NBA: la agencia libre y el draft, casi tan interesantes como la propia temporada por el dinamismo y los cambios de escenarios que generan. Hagan juego, señores.

1 comentario:

Unknown dijo...

Buen resumen y acertado